EL NEUROSCOPIO

CORREO DEL LECTOR

“Mi familiar con demencia empeora por la tarde. ¿Por qué? ¿Se puede hacer algo?

Esta es una situación relativamente frecuente, conocida como el “fenómeno de la puesta del sol”. No solo se da en personas con demencia, aparece también en personas mayores con otras enfermedades, pero es especialmente marcada en personas con alteraciones cognitivas.

Los cambios se producen por la tarde, pudiendo empeorar durante la noche y mejoran por la mañana. Su causa no es bien conocida y posiblemente influyen una serie de factores: disminución de la iluminación, cansancio, aburrimiento por reducción de la estimulación y la actividad, trastorno del sueño que se producen al final del día. Una alteración del “reloj interno” causado por la enfermedad puede contribuir a estas alteraciones.

Los síntomas que se suelen observar son de tipo psicológico y de conducta: agitación, ansiedad, inquietud, irritabilidad, confusión, desorientación, demanda de atención, acusaciones infundadas, gritos, deambulación, ver u oír cosas que no están presentes (alucinaciones), etc.

Es importante que los cuidadores estén al tanto de estos cambios y los pongan en conocimiento del personal sanitario: enfermera y médico, ya que pueden modificar las pautas (añadir o quitar medicación), si fuese necesario. Aunque no pueda evitarse este fenómeno, hay algunas pautas que pueden reducir y mejorar sus manifestaciones:

– Mantener una rutina predecible que dé seguridad a la persona con demencia.
– Proporcionar una temperatura confortable: ventilar o calentar la habitación.
– Evitar que la persona tome café, fume o beba alcohol por la tarde.
– Evaluar si la persona tiene sed (la deshidratación es un factor que empeorara la situación) o hambre (aunque la cena es preferible que sea ligera).
– Comprobar si hay algo que le esté provocando malestar (orina, heces, posturas mantenidas, etc.) o dolor.
– Valorar si la persona está muy cansada o tiene sueño: en ese caso, considerar que vaya a la cama. Por otra parte, las siestas por la mañana o tras la comida pueden empeorar este fenómeno. El adormecimiento y los sueños de contenido desagradable pueden ser una de las causas.
– Iluminar el lugar donde se encuentra la persona puede prevenir el fenómeno de la puesta de sol.
– Acompañar a la persona y proporcionarle estímulos que la mantengan ocupada (conversación, leerle, escuchar música, pasear, jugar a las cartas). Recuérdele qué hora es. Dele seguridad y confianza.
– Mantenga la calma y no discuta con la persona. Evite que otras personas hagan ruido o causen alboroto.

Al cuidador también le afecta el fenómeno de la puesta del sol. Por tanto, considere:

– Pedir ayuda a otra persona para que le ayude por las tardes.
– Descansar durante el día para poder atender a la persona por la tarde y la noche.
– Mantener un régimen adecuado de comida, sueño, ejercicio y distracción (amigos, paseos, etc.).
– Si no pertenece a alguna asociación de apoyo a los cuidadores de personas con demencia, considere hacerlo para buscar consejo y ayuda.

Juan Lahuerta, médico neurólogo recientemente jubilado y, desde hace muy poco, voluntario de AFA Pozuelo de Alarcón

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: